Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2017

Virginia Gawel: Controlar y ser controlado

Menosprecio o hurto de la figura del padre, Bert Hellinger

Imagen

¿Por qué sigues insistiendo?

Imagen

Fanny Libertun: Quién sos en realidad?

Imagen
¿Quién sos en realidad?

Nada más alejado de lo que somos que las descripciones que algunos hacen de nosotros y que, paradójicamente, son las que más peso tienen cuando provienen de aquellos que nos conocen desde hace mucho tiempo. Incluso las cosas que pensamos a diario sobre nosotros, frecuentemente son las más duras. 

Pero cualquier idea que te formes sobre vos mismo, disminuida, presumida, o supuestamente objetiva, no es lo que sos porque son simplemente pensamientos. La verdad de quién sos no se puede pensar, ni puede ser nombrada o definida. Palabras como alma, espíritu, yo, aunque capaces de evocar verdades, son eso, alusiones, descripciones groseras de la inmensidad de lo que realmente somos.

Sin embargo, es muy fuerte la tendencia que tenemos a identificarnos con distintas formas. Creemos que somos las etapas que atravesamos en lugar de ver que no son cualidades sino estados cambiantes, no somos niños, adultos o ancianos sino personas atravesando procesos vitales. Tampoco vemos q…

Miedo, David Fischman

Imagen

Perfect@ o común?, Bert Hellinger

Imagen

Asertividad, Walter Riso

Imagen

Ansiedad, Alejandro Jodorowsky

Imagen

Jeff Foster: el llamado a sanar, el llamando a lo femenino

Imagen
Cuando nuestras heridas de infancia permanecen no procesadas, cuando enterramos sentimientos dolorosos y vivimos como un "ser" falso en el mundo, no importa cuán exitosos o famosos o poderosos o "iluminados" seamos, esas heridas terminan dictando nuestro discurso y acciones desde su oscuro hogar, profundo en lo inconsciente. Y terminamos volviéndonos violentos, manipuladores y deshonestos hacia otros y hacia nosotros mismos. ¡El camino de sanar requerirá gran coraje! Se nos pedirá invitar a sentimientos horriblemente incómodos a volver a la luz del darse cuenta consciente. Mientras sanamos, podemos sentirnos más vulnerables que nunca. Más inseguros que nunca. Más enojados que nunca. Más poderosos e impotentes, esperanzados y desesperados que nunca, a medida que el material insoportable finalmente se vuelve soportable en el campo de la Presencia. Pero ahora, por lo menos, estamos SINTIENDO estos sentimientos. Para que puedan ser conocidos, y reconocidos, y abrazados,…

Sobre la culpa, Jeff Foster

Imagen
Sentirse culpable no es lo mismo Que ser culpable,
La culpa es sólo un sentimiento en el cuerpo Hasta que te identificas con ella, Y entonces se pega al “Yo Soy”, Y se convierte en “Yo Soy Culpable”.
Sí, a veces hemos dicho o actuado inconscientemente, Y hemos lastimado a otros. Sí, a veces no hemos sido lo suficientemente habilidosos O conscientes, o buenos como hubiésemos querido.
Algunas veces no hemos actuado desde nuestra integridad, Algunas veces no hemos alcanzado nuestro potencial.
Y la culpa viene para recordarnos de nuestra exquisita imperfección, No para castigarnos, sino para recordarnos, Para que podamos aprender, crecer,  reparar, volver a equilibrar las cosas, Decir “Lo siento”, abrir nuestros corazones,  Encontrar un sentido más profundo de amor propio, Sanar.
Otras veces, la culpa surge como un antiguo recuerdo corporal, Un sentido antiguo de “Hice algo MALO”. Como un temor primario,  Una sensación de un final inminente. Nos encontramos esperando ser castigados, abando…

Libertad, Nietzsche

Imagen

10 reglas para conversar mejor, Celeste Headlee

Jorge Bucay: aprende a soltar los miedos

Imagen

Mi gusto, Nietzsche

Imagen

Osho: Tristeza y felicidad

Imagen

Cambios

Imagen

Dale a tus hijos su lugar de hijos

Imagen

Hasta que el miedo te tenga miedo

Imagen

Melody Beattie: Aceptación

Imagen
Si puedo aceptar que soy quien soy, que siento lo que siento, que he hecho lo que he hecho —si puedo aceptarlo, me guste o no— entonces puedo aceptarme a mí mismo. Puedo aceptar mis defectos, mis dudas sobre mí mismo, mi pobre autoestima. Y cuando pueda aceptar todo eso, me habré puesto del lado de la realidad en lugar de intentar luchar contra ella. Ya no estoy haciendo nudos mi conciencia para mantener los engaños acerca de mi condición actual. Y así despejo el camino para dar los primeros pasos hacia el fortalecimiento de mi autoestima…
En tanto no podamos aceptar la realidad de lo que somos en un momento dado de nuestra existencia, en tanto no podamos permitimos totalmente a nosotros mismos estar conscientes de la naturaleza de nuestras elecciones y de nuestras acciones, no podamos admitir la verdad dentro de nuestra conciencia, no podemos cambiar.
También he tenido la experiencia de que mi poder superior parece rehusarse a intervenir en mis circunstancias hasta que yo acepte lo que…

Melody Beattie: Aceptación

Imagen

Jeff Foster: Quítate la máscara y permite que entre el amor

Imagen
Tienes que mostrarte a ti mismo amigo, Asume el riesgo de mostrarte como eres.
No te escondas detrás de una máscara, Porque nadie jamás conocerá tu yo real.
Nadie podrá amarte, “Amarán” más bien tu máscara, Tu apariencia, tu rol, tus palabras,  Tu “personalidad” cuidadosamente construida.
Y siempre te sentirás solo/a, Aún teniendo gran éxito,  Gran popularidad, y haciendo grandes obras.
La máscara que tu originalmente creaste  Para protegerte y permanecer a salvo, Obtener amor, e influenciar a otros,  Al final bloqueará el amor, Y alejará a los demás,  Y con el tiempo te sofocará.
Quítate la máscara amigo,  Permite que tus dudas, tu vulnerabilidad,  Tus miedos, incluso tu enojo, sean vistos. Dí tu verdad,  Comparte tu delicado corazón, Pide ayuda cuando la necesites.
Ofrece tu escucha,  No tus respuestas.
Asume el riesgo de que te conozcan realmente, Asume el riesgo de permitir que entre el amor.
Jeff Foster
Fte: Facebook Jeff Foster en español

Walter Riso: Dejar ir al pasado

Imagen

Jeff Foster: No respiras sol@

Imagen
Cuando fuiste un feto, No podías respirar por ti mismo, Asique tu madre respiraba por ti.
Su aliento fue tu aliento, Su sangre fue tu sangre,  Su vida fue tu vida.
Había un pequeño hueco en tu corazón Llamado “foramen oval”; Que se cerró probablemente cuando naciste Al tomar tu primera bocanada de aire.
Gritaste, lloraste, Te sentiste en shock, Hasta quizás saliste amoratado, Hinchado, dolorido, ensangrentado, pequeñito, Lloraste por tu existencia, Te lamentaste por la pérdida del vientre materno.
Estabas exhausto/a Pero estabas vivo/a.
Asique pronto supiste Que la vida no era todo éxtasis y dicha, Que también era dolor,  Que era agobio, Pérdida. Pero dentro del agobio, había belleza, Y en la pérdida, amor, Y esperanza,  Y descubrimiento.
Amigo/a, a veces necesitas llorar, Balbucear, y gritar, Y hacer un berrinche, Y olvidar el futuro y palabras antiguas.
Y volver a regocijarte en una simple respiración, Y el alegre latido de un corazón sagrado.
Hasta el día de hoy, No respiras solo/a.

Intención

Imagen

Opinión Ajena, Gurdjieff

Imagen

¿Te preocupa la opinión de los otros?

Imagen

Osho: las razones del sufrimiento

Imagen

Eres responsable de tu felicidad

Imagen

Celos, Walter Riso

Imagen

El miedo, la discapacidad más grande

Imagen

Virginia Gawel: El dolor congelado

Fanny Libertun: el enojo es indispensable para sanar

Imagen
Me enseñaron a negar la existencia de mi propio enojo.
Me enseñaron así también a crear un lugar en mí en el que contengo resentimiento y odio.
Por el mismo camino me sentí peor cuando pude ver que odiaba odiar y lo horrible que me parecía albergar emociones difíciles. Vi así crecer enfrente de mí mi oscuridad y cuánto fracasaba en disminuir mi enojo cuando me resistía a enojarme.
Cansada de odiar mi propio odio me propuse andar por los caminos prohibidos.. ¿Y si era por ahí y no me había dado cuenta? Después de todo quienes habían prohibido esos caminos estaban llenos de enojo.
Me permití enojarme, lo hice toda vez que tenía ganas. Hice esto a sabiendas que expresando mi enojo no iba a dañar a nadie en demasía o para siempre.
Luego pedí perdón y reparé algunas pocas situaciones en las que fui injusta, explicando a las personas dañadas lo que me sucedía, lo mucho que estaba intentando sanar mi enojo para ser una mejor persona. Los más enojados no pudieron escucharme y los otros bendij…

Mentiras: Cuál es la intención?

Imagen

La verdadera educación, Gandhi

Imagen

Liberarse de la aprobación

Imagen

Sentir furia, Osho

Imagen

Insatisfacción, Joan Garriga

Imagen

Lo que sucede en nuestro organismo cuando se desencadena un episodio de tensión

Imagen

No dañar la imagen de los padres

Imagen

La respiración de gratitud de Fibonacci (con Ivan Bavcevic)

Imagen

Darse permiso (o, autorizarse a…)

Imagen
Para las personas que han desarrollado una auto-exigencia muy elevada, el hecho de autorizarse a sí mismas a decir, actuar, expresar, disfrutar, y un largo etcétera, a veces resulta prácticamente impensable.

En el caso de ciertas emociones que socialmente están penalizadas, como por ejemplo la rabia o el enfado, se suele desarrollar un mecanismo de auto-censura. Son ellas mismas las que se coartan a sí mismas.

Desgraciadamente, el sistema social en que vivimos actualmente se ha valido de la misma estrategia y ha conseguido instaurar en cada ciudadano la misma auto-censura, y, me temo que lo “políticamente correcto” va encaminado a conseguir ese mismo objetivo.

Ha llegado a estar tan interiorizado el mandato de no permitirse expresar lo que se siente, que la sola idea de pensar que existe la posibilidad de no hacerlo, está fuera de cualquier discusión.

Desde el punto de vista emocional, es habitual que a estas personas les resulte muy difícil contactar con sus emociones, por eso es habitua…

Borja Vilaseca: Sanar a nuestro niño interior

Imagen

Lo que la Muerte Enseña: Las Cinco Invitaciones. Frank Ostaseski

Imagen

Aceptación

Imagen

Reformular problemas

Imagen

Fanny Libertun: Comprender y aliviar el enojo con compasión

El enojo es una manifestación intensa y primitiva de la fuerza de la vida, una llama ardiente que no puede ser ignorada porque cuando lo es incendia a quien lo está sintiendo. Es el sistema de alarma que nos lleva a prestar atención a un límite que está siendo invadido, o a una lesión o dolor que se reprime. La función del enojo es similar a la función de la fiebre, ayuda a consumir elementos no deseados e insalubres. Su propósito es restaurar el equilibrio y el bienestar. Si los síntomas de la fiebre son suprimidos e ignorados, entonces la enfermedad permanecerá sin control perjudicando a nuestro organismo. En forma similar, el enojo no atendido o reprimido puede llegar a ser el caldo amargo en el que nos cocinemos con lentitud durante toda la vida. El enojo no escuchado con paciencia ni atendido con amor y compasión, puede convertirse en violencia hacia los demás, o si hacia nosotros mismos. Es una energía vital y maravillosa que se encarna en acciones productivas cuando es reconocid…

Soltar

Imagen

Mi Animal interior: ¿y si no estuviera mal?

Imagen
¿Y si no estuviera "mal"? ¿Y si NO "fuera malo" sentir celos, envidia, avaricia, lujuria, odio...? ¡Epa! !¿Cómo que no?! A ver: revisémoslo. Nos hemos criado en una cultura que ha encontrado una "solución espiritual" extraordinaria para todos esos matices emocionales: NO SENTIRLOS. O, peor aún, LUCHAR CONTRA ellos. Sin embargo, los resultados no parecen ser muy alentadores: hay en el mundo externo tanta reyerta como en el mundo interno. Tal vez haya otra solución. Es más: quizás se trate de una solución más evolucionada, pues a lo mejor es tan bárbaro ejercer la violencia interna para exterminar nuestras emociones primitivas como acribillar en el afuera a quienes supuestamente son "los malos".

Nuestro cerebro está constituido por distintas capas: la más nueva es la corteza cerebral (por eso se llama neocórtex), un logro evolutivo propio del animal humano. Pero en las capas más profundas, el animal humano es idéntico al animal no-humano: el "…

Amarse

Imagen