Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2016

Encontrar lo extraordinario, Virginia Gawel

Una enseñanza de vida casual, a domicilio, es el punto de partida para la nueva columna de Virginia. Porque, para iluminar el alma, basta con echar por tierra los prejuicios: solo así se podrá reconocer la luz que brilla aun en medio de la podredumbre.


Quiero avisar que lo que compartiré es una historia no muy glamorosa. Pero me pareció tan valioso esto que me pasó, que anhelo convidarla. Así que… ¡allí voy! Estoy haciendo construir en mi casa (que está ubicada en el campo), un salón para grupos de estudio. Desde hace tres meses, todos los días tengo a mi alrededor una danza de hombres que realizan todo tipo de trabajo: albañiles, pintores, herrero, electricista, plomero… Hace un par de semanas tuve que llamar a una empresa para vaciar el pozo ciego y así poder conectar los caños del baño que tendrá la sala. (En los pueblos del interior no hay cloacas, sino que es “a la antigua”, con pozos hacia donde drenan los fluidos del baño. Me explico, ¿no?) Llegó entonces el camión cisterna que, …

El Apego, Dr. Miguel Ruiz Jr.

Imagen
Mira a tu alrededor y verás trescientos sesenta grados de posibilidades. Ese “Centro”, que todo lo abarca, ese… “Aquí y ahora”…, es tu potencial. Cada vez que avanzas en una dirección determinada…, estás haciendo una elección: estás diciendole “Sí” a algo y al mismo tiempo “No”…, a todo lo demás. Pero todo existe y está ahí…, a tu alcance, tanto si eres consciente de ello, como no…; sólo tienes que aquietarte y tratar de percibir internamente todo ese infinito mar de posibilidades que se abre ante ti a cada momento

Toma en cuenta que cuanto más fuerte es el apego que te une a “algo”…, a un pensamiento, a un convencimiento, a una creencia, a un juicio determinado, a un sentimiento o emoción, resultado de una gran desilusión o dolor…, más se estrecha tu perspectiva mental para poder apreciar otras posibilidades; hasta el punto…, que te acabas convenciendo a ti mismo que tan sólo hay una manera posible de hacer las cosas o bien..., de actuar, viviendo una existencia limitada y muriendo an…

No te aferres a la tristeza

Imagen
Por momentos, frente a algunos hechos sentimos que esa tristeza que nos invade se quedará a vivir toda la vida en nuestro interior. Sin embargo, ¡esto no es así!
Todos los seres humanos tenemos un don: el don de la resistencia. Tenemos la habilidad de recuperarnos emocionalmente, aunque pensemos que esa situación o ese conflicto nos van a terminar enfermando o matando. Por eso, para salir de esta situación y dejar atrás esta emoción que nos paraliza y nos anula necesitamos actuar sabiamente. 1) En primer lugar, no permitas que lo que te pasó te defina como persona. Detrás de cada herida, cada dolor, cada trauma, hay una vida, y que puedas vivirla con pasión va a depender de ti. 2) En segundo lugar, sé libre. Liberate del sueño que te ahoga, muchas veces soñamos y eso está muy bien. Pero otras veces soñamos con cosas que son perfectas. Y cuando pisamos nuestra vida, caminamos en el sueño, nos damos cuenta de que ese sueño no se puede cumplir perfectamente porque nos encontramos con la r…

Lo que nos molesta de los demás, Darío Lostado

Imagen
Cuando nos molestan mucho ciertos defectos o comportamientos de los demás, podemos deducir con toda seguridad que ESOS MISMOS son los nuestros, aunque estén retenidos o reprimidos subconscientemente. Cuanto más nos desagradan (los ajenos) es porque más nos duelen los propios. Yo sé que cuesta creer y admitir lo que estoy diciendo. Pero invito a quienes se resistan a aceptarlo, que se observen con TOTAL y ABSOLUTA SINCERIDAD. No es necesario que lo reconozcan en público. Basta que cada uno lo vea en sí mismo.
Si observas bien, verás que a veces, ese defecto que tanto te molesta en alguien y te da “vergüenza ajena”, es porque en el fondo “sientes”, “recuerdas”, muy subconscientemente que en algunas ocasiones tú fuiste así o te comportaste así. Por eso sientes la vergüenza ajena. Si no, ¿por qué habrías de sentirla?
¿Por qué habrían de enojarte ciertos defectos o formas de conducta, si no fueran el reflejo de los tuyos? Verse con su peor cara en el espejo de los otros nos causa mucha MOLEST…

Bethany Webster: La Ruptura del Linaje Materno y el Precio de Volverse Auténtica

Imagen
Una de las experiencias más duras que puedes tener como hija en la relación con tu madre es darte cuenta de que ella está inconscientemente involucrada en tu insignificancia. Ante este sentimiento, es verdaderamente desgarrador ver que, más allá de su propia herida, la persona que te dio a luz siente, inconscientemente, tu empoderamiento como una pérdida propia. En el fondo no es una tragedia personal, sino de nuestra cultura patriarcal, que dice a las mujeres que somos “menos que”.
Todas deseamos ser auténticas, ser vistas tal como somos, ser aceptadas, y ser amadas por quien realmente somos. Es una necesidad humana. Lo cierto es que el proceso de convertirnos en nosotras mismas implica ser complicadas, fuertes, intensas, asertivas y complejas, cualidades que el patriarcado pinta como poco atractivas en una mujer.
Históricamente, nuestra cultura ha sido reacia a la idea de las mujeres como seres individuales.
El patriarcado identifica a las mujeres atractivas como seres complacientes, q…

Déjalo ir si...

Imagen

Cuando las palabras espirituales suenan como mierda, Jeff Foster

Imagen
Es fácil escribir acerca de la consciencia, hablar maravillosa y claramente acerca de la presencia consciente, dar conferencias sobre iluminación y una felicidad insuperable, hacerse pasar como una especie de autoridad o gurú… 

Pero la vida en sí es el crisol cuando se trata del despertar. Nuestras perfectamente construidas teorías se convierten en polvo, los sutras y citas tan bien memorizados de nuestros adorados maestros caen en el olvido, nuestros conocimientos espirituales pronto se vuelven irrelevantes. Nuestros corazones se rompen, nuestros éxitos se convierten en fracasos en un santiamén, el siguiente paso en nuestro camino de pronto deja de ser claro, todas las certezas se evaporan. 

Una pérdida, una ruptura, un diagnóstico, un dolor insoportable, un golpe repentino e inesperado, y nuestra tan querida ‘iluminación’ de repente se evapora. Nos sentimos como un fraude, un desastre, como un bebé indefenso en medio del caos abrumador. 

Las tan exaltadas enseñanzas parecen tan lejanas…

El Don Divino de la Empatía, Emilio Carrillo

Imagen
Se habla mucho de respeto, de amor, de paz, de… muchas palabras, vocablos o conceptos que más o menos están bastante tergiversados, y que utilizamos como bandera o estandarte que mostramos y luego exigimos, ¿pero, alguien habla en serio de ellos? Pues no oigo (y es mi opinión) hablar en serio de EMPATÍA.

Tampoco hablaré mucho, sólo lo estoy mencionando por si alguien puede llegar a comprender lo que es el don divino de la empatía. Porque si puedo ponerme en el lugar del otro, puedo aceptarlo y comprenderlo aunque no comparta lo que es el otro, lo que piense o lo que diga. Y si todos los seres humanos pudieran desarrollar la empatía divina, el don de ponerse en el lugar del otro para comprender su vivencia, para comprender el por qué de su declinar, para, en definitiva, aceptar que es diferente a mí y que por ello no ha de suponer una amenaza, peligro o enemigo al que combatir, cualquier lucha cesaría; cualquier conflicto se evitaría. La pelea no tendría sentido.

Cuando tengo desarrollad…

¿Por qué es tan importante la sonrisa?, Joan Garriga

Imagen
La oposición a la realidad, que siempre es el momento presente, nos debilita. Y provoca que se esfume nuestra sonrisa del fondo de la conciencia y nos atrape un amargo rictus. ¿Por qué es tan importante la sonrisa? Porque nos hace felices y celebra la vida tal como es, porque sí, sin más. Cuando nos visita lo difícil, el desamor, las pérdidas, las tragedias, nuestra sonrisa queda entre paréntesis por un tiempo. Entonces enfrentamos la proeza interior de lo que supone «amar lo que es» y conectarnos con nuestro ser profundo. Si después de recorrer ese laberinto emocional encontramos la salida, palpamos el trofeo y saboreamos el fruto de un viaje que desemboca de nuevo en la sonrisa esencial. Penas, enfados, vergüenzas, culpas, angustias, negaciones, deseos de destruir o de destruirse, retos a la muerte o al destino, sacrificios, etc. constituyen huéspedes emocionales que pueden alojarse en nosotros durante el recorrido por el laberinto. Debemos aceptarlos hasta que, en su tramo final, e…

Cómo comprender al niño a través de nuestro niño interior, Mercedes Gómez

Imagen

Si tan solo, Lorena Gintautas

Imagen
Si tan solo pudiera volver al pasado cambiaría el impulso por la simpleza.
Si tan solo pudiera sostener un sentimiento cambiarías la franqueza por la empatía y comprensión
Si tan solo pudiera dejar la rebeldía cambiaría los errores por silencios sabios.
Si tan solo pudiera amar los errores cambiaría el idealismo por aceptación.
Si tan solo pudiera ver las sonrisas del alma cambiaría la retórica por sentir lo espontaneo y elocuente.
Si tan solo pudiera ver la adolescencia no podría ser adulto con la madurez obtenida.
Si tan solo pudiera cambiar la madurez no podría comprender la vejez.
Si tan solo pudiera volver al pasado no podría comprender la adolescencia con la madurez del presente.
Por eso acepto mi pasado, mi adolescencia, mis errores, mis momentos inolvidables como el momento justo que podía haber vivido.
Porque tan solo la vida es un aprendizaje de pruebas, que mejoran el presente si acepto que cada etapa, se vive causalmente a su momento.
Por eso tan solo acepto que cada tiempo …

Seamos honestos con nosotros mismos, Melody Beattie

Imagen
Nuestra relación con nosotros mismos es la relación más importante que necesitamos mantener. La calidad de esa relación determinará la calidad de nuestras otras relaciones. Cuando podamos decirnos a nosotros mismos cómo nos sentimos y podamos aceptar nuestros sentimientos, podremos decírselo a los demás.
Cuando podamos aceptar lo que queremos y necesitamos, estaremos listos para que se satisfagan nuestros deseos y necesidades.
Cuando podamos aceptar lo que pensamos y en lo que creemos y lo que para nosotros es importante, podremos comunicárselo a los demás.
Cuando aprendamos a tomarnos en serio a nosotros mismos, los otros también lo harán.
Cuando aprendamos a reírnos acerca de nosotros mismos, estaremos listos para reír con los demás.
Cuando hayamos aprendido a confiar en nosotros mismos, seremos dignos de confianza y estaremos listos para confiar.
Cuando podamos sentir gratitud por lo que somos, habremos conseguido amarnos a nosotros mismos.
Cuando hayamos logrado ese amor propio y aceptado…