¡Qué tonto soy!, Fanny Libertun


Observen la frecuencia con la que se autodenominan tontos y otras cositas tales como estúpidos, débiles, perezosos, horribles, espantosos, gordos, demasiado bajitos, inadecuados y etc., etc., etc... Una y otra vez veo como dan vueltas en mí estas preguntas, tanto como en mis pacientes cuando hablan de sus supuestas errores o defectos.

Entonces hoy podemos hacernos las siguientes preguntas:

¿Es tonto el río que se seca?
¿Es tonta la leona que no logra cazar en un solo intento?
¿Es tonta la hoja del árbol que nació con una forma distinta a la de las demás?
¿Es tonto cometer errores?
¿Fuimos tontos por no saber qué hacer en el pasado?
¿Somos tontos por estar confundidos en el presente?

Si logran responder con un no auténtico a cada una de las preguntas verán abrirse un espacio en el que podrán conectarse intuitiva y directamente con el amor y con la aceptación de TODO lo que son, de todo lo que hacen.Tenemos derecho y la responsabilidad de corregir acciones e intentar ser más felices, pero no a costa de juzgarnos con dureza, de juzgarnos tan solo. Ya ven entonces, una cuestión es lo que somos o hacemos, otra es lo que pensamos de ello.


http://www.psicologiadelacompasion.org/

Comentarios

Entradas populares de este blog

DECRETO PARA PEDIR ,Conny Méndez

Parábola de la Verdad y la Mentira

Madres Tóxicas