viernes, 23 de junio de 2017

Fanny Libertun:- ¿Qué les debemos a nuestros padres cuando ellos son difíciles?

Un padre difícil o cruel puede ser uno de los que llamamos “narcisista”, alguien que vive a través de otros, es posesivo, y / o se dedica a competir para marginar a su descendencia. Perciben la independencia de sus hijos, tanto de niños como de adultos, como una amenaza y los coaccionan a existir bajo sus propias necesidades y sombra. El hijo es raramente amado sólo por ser él mismo y sólo existe para servir a las maquinaciones egoístas de sus padres.
Mientras que algunos padres sólo tienen algunos rasgos egoístas, incluso nosotros como padres, los que son patológicamente narcisistas tienden a cumplir con varios de los criterios que analizaremos, además de no mostrar conciencia de cómo estos comportamientos afectan a su descendencia.
LOS PADRES NARCISISTAS:
-Viven a través del hijo y lo utilizan: La mayoría de los padres quieren que a sus hijos les vaya bien ellos lo desean sólo para el cumplimiento de sus propias necesidades y sueños egoístas. Los hijos son la mera extensión de sus deseos personales, quedando así la individualidad de los hijos limitada.
-Desvalorizan: Tienen una autoimagen falsamente inflada, con un sentido presumido acerca de quiénes son y qué hacen y se sienten amenazados por el potencial de superación de sus hijos porque desafía su propia estima y por eso hacen esfuerzos constantes por disminuirlos. Para hacer esto enjuician, hacen comparaciones desfavorables, invalidan actitudes y desvalorizan los logros. Bajando la confianza de sus hijos consiguen propulsar su propia frágil autoestima. El lema sería: uno se vuelve "superior" a una clase de ser humano fallado e imperfecto que es “inferior”.
-Portan una imagen Superficial: Relacionados con la grandiosidad, muchos padres narcisistas aman mostrar a otros lo “especiales" son. Disfrutan públicamente de lo que ellos consideran sus destrezas superiores, ya sean posesiones materiales, apariencia física, proyectos y logros, contactos importantes. Ellos salen de su manera de buscar ego-fomentar la atención y la adulación. Para algunos, las redes sociales son un país de las maravillas donde regularmente anuncian lo maravillosas y envidiables que son sus vidas. Los mensajes subyacentes pueden ser: "Mírame - ¡Tengo lo que no tienes!" Pero lo que son y lo que muestran es bien distinto.
-Manipulan: el amor se da como una recompensa condicional y se retiene para usarlo como amenaza y castigo. Manipulan a través de:
-la culpa: "He hecho todo por ti y eres tan ingrato.” Es tu culpa que no soy feliz";
-la vergüenza: "tu mal desempeño es una vergüenza para la familia";
-la comparación negativa: "¿Por qué no puedes ser tan bueno como tu hermano?";
-la presión irrazonable: "podés más… así yo me sentiré orgulloso de vos…”;
-la recompensa y el castigo: "Si no hacés esto… te quito mi apoyo";
-por dependencia: esperan que sus hijos cuiden de ellos para el resto de sus vidas. Aunque no hay nada malo en el cuidar de los padres - es un rasgo admirable – estos padre incitan a sus hijos a hacer sacrificios, con poca consideración por sus propias necesidades.
-por codependencia:consiste en “ayudar” a sus hijos apoyando sus debilidades, fomentando su irresponsabilidad, la inmadurez, la adicción, la dilación o la mala salud mental o física".
-No son empáticos: son incapaces de ser conscientes de los propios pensamientos y sentimientos del niño, y validarlos como reales e importantes; tal como les sucede con los propios. Sólo lo que el padre piensa y siente importa. Desde el instinto de supervivencia los hijos pueden responder de maneras distintas: luchar y ponerse de pie por sí mismos; huir y alejarse de sus padres o sustituir su identidad real invalidada con una persona falsa acorde con lo que se les pide, adoptando así rasgos de narcisismo ellos mismos.
-Son celosos y posesivos: Puesto que esperan que sus hijos permanezcan permanentemente bajo su influencia, cualquier acto percibido de individuación, de elegir su propio camino profesional, de hacer amigos no aprobados, de pasar tiempo en sus propias prioridades, se interpretan negativamente. En particular, la aparición de un compañero romántico puede verse como una amenaza, y con frecuencia responden con rechazo y crítica sobre suaptitud. A sus ojos, ningún compañero romántico es lo suficientemente bueno para su descendencia, y ningún intruso puede desafiarlos por el dominio de su hijo.
-Son negligentes: Optan por centrarse principalmente en sus intereses propios (carrera, dinero, brillo...), que para el narcisista son más emocionantes que la crianza de los hijos. Estas actividades los estimulan y validan, mientras que el niño es librado a su suerte.
A los padres hay que respetarlos, sin lugar a dudas. Pero… ¿qué es respetar a quien maltrata, aunque ellos sean nuestros propios padres? ¿”Respeto” es“dejarnos hacer cualquier cosa”? ¿Compasión por los padres es creer que porque ellos tuvieron historias difíciles pueden hacernos lo que nos hacen? Los padres son un completo desafío de auto transformación, no importa la edad que tengamos debemos respetarlos pero esto incluye no dejarlos hacer lo que nos hacen cuando eso nos hace mal. ¿Acaso pensamos que a ellos mismos les hace bien tratarnos mal?
-Fuente consultada: Preston Ni
Fanny Libertun
http://www.psicologiadelacompasion.org/
http://www.facebook.com/psicologiadelacompasion.org

Dolor, Fanny Libertun


“La cura del dolor, es el dolor.”
― Jalaluddin Rumi

El dolor es desagradable, y decididamente no le simpatiza a las personas que no quieren aprender. Pero si algo duele sólo significa que una parte nuestra necesita ser escuchada y no que somos débiles o tontos, como muchos aspirantes a la perfección y a la omnipotencia suponen.

El dolor puede venir desde escenas externas a nosotros mismos tales como las pérdidas, las vueltas de la economía y su repercusión en nuestra vida, las tragedias naturales. También hay dolores nacidos en nuestra natural ignorancia de asuntos psicológicos que aún no pudimos comprender.

El Ave Fénix tiene que arder en el fuego para poder renacer de las cenizas. Nada bueno puede salir de dar vuelta la cabeza hacia otro lado cuando algo nos hacer sufrir. La vida no consiste en una gran serie de aciertos y placeres sin fin desde los que el dolor es la excepción a la regla y tiene que ser evitado a costa de cualquier cosa.

Prefiero a las personas que aceptan haber sido golpeadas por la vida, que saben sentirse pequeños y vivir perdidos, que reconocen la grandeza de lo Sagrado y pueden comprender sus reglas a tal punto que ,después de haber atravesado algún dolor, aún siguen sintiendo gratitud hacia sus vidas.

Fanny Libertun
http://www.psicologiadelacompasion.org/
http://www.facebook.com/psicologiadelacompasion.org

Qué es Kabbalah?

Cuento: El pescador satisfecho



El rico industrial se horrorizó cuando vio a un
pescador tranquilamente recostado
contra su barca y fumando su pipa.
“¿Por qué no has salido a pescar?”, le preguntó
el industrial.
“Porque ya he pescado bastante por hoy”, respondió
el pescador.
“¿Y por qué no pescas más de lo que necesitas?”,
insistió.
“¿Y qué iba a hacer con ello?”, preguntó a su
vez el pescador.
“Ganarías más dinero”, fue la respuesta. “De
ese modo podrías poner un motor a tu barca.
Entonces podrías ir a aguas más profundas y
pescar más peces. Entonces ganarías lo suficiente
para comprarte unas redes con las que
obtendrías más peces y más dinero. Pronto
ganarías para tener dos barcas... y hasta una
verdadera flota. Entonces serías rico, como yo?”
“¿Y qué haría entonces?”, preguntó de nuevo el
pescador.
“Podrías sentarte y disfrutar de la vida”.
“¿Y qué crees que estoy haciendo en este preciso
momento”, respondió el satisfecho pescador.

miércoles, 21 de junio de 2017

Imaginario, Vivi Cervera


Virginia Gawel: Controlar o Convivir



Permítanme convidarles cómo sigue este pensamiento del genial Carl Rogers: “Cuando admiro una puesta de sol no se me ocurre decir: 'Un poco menos naranja en el rincón de la derecha, más violeta en la base y mayor intensidad en el rosado de la nube.' No lo hago. No INTENTO controlar al fenómeno. Lo observo con admiración cuando se manifiesta. Cuando más satisfecho me siento de mí mismo es cuando logro apreciar a un empleado, a mi hijo, a mi hija o a mis nietos, del mismo modo. Creo que esta actitud tiene algo de oriental; para mí es sumamente satisfactoria.”

La vida es tan incierta que la parte más primaria de nuestro cerebro no tolera tantas variables imprevisibles, y establece ese hábito: CONTROLAR. Controlar no es elegir lo que NO queremos para nosotros y, en base a eso, tomar decisiones SOBRE LA PROPIA conducta. Tampoco lo expresarle al otro que algo que hace hacia nosotros nos daña. Controlar es sentir que la realidad o los demás tienen algo así como la misma categoría que el cajón de nuestro escritorio: “Esto va aquí, esto allí y esto otro tendría que ser un poco más así”.

Es una actitud que parte de la ilusión de que SI EL OTRO O LA REALIDAD FUERAN UN POQUITO MÁS X (o sea, como a NOSOTROS nos parece) TODO SERÍA MEJOR. Así, por querer que eso sea como queremos que sea, dejamos de APRECIAR, CONTEMPLAR, DISFRUTAR de lo que ES.
Cuánto nos pesa cuando otros lo hacen con nosotros! Lo que crean es LEJANÍA, APARTAMIENTO PARA PRESERVAR NUESTRA LIBERTAD. Y cuánto descansamos cuando DEJAMOS DE HACERLO NOSOTROS MISMOS con los demás!

Sin embargo, no es posible dejar de hacerlo “por decreto”, pues sin advertirlo podemos empezar a querer controlar… nuestra tendencia a controlar! Y entramos en batalla interna, autolastimándonos. El primer paso es OBSERVAR GENTILMENTE CUÁNDO EL MECANISMO SE DISPARA, y NO DARLE ENTIDAD, FUERZA, CAPACIDAD DE DESPLIEGUE. Lo miro en mí, y lo dejo apagarse como una estrella fugaz cada vez que vuelva a encenderse. Es fácil? AVISO QUE NO! Pero un fantástico entrenamiento de la capacidad de transformarse a sí mismo… Lo intentamos?

© Virginia Gawel
www.centrotranspersonal.com.ar
En Facebook: http://www.facebook.com/virginia.gawel.dos y http://www.facebook.com/centrotranspersonal

PROPUESTA: No todas las personas tienen un Controlador interno tan activado; pero quienes sí, NO SIEMPRE SE DAN CUENTA de que así es (puede que hasta intentemos controlar al otro, por ejemplo, desde “bien intencionadas” actitudes de ayuda). Y cuando uno SÍ se da cuenta… no es tan inmediato modificar ese rasgo! Sin embargo, la puerta del cambio es siempre el PERSISTIR EN VERSE TAL CUAL SE ES, “pescarse” a sí mismo HACIÉNDOLO, sin justificarse. Y también sin juzgarse! Haciéndose cargo, para que desde adentro poco a poco SOLTEMOS. Sí, soltemos! Quién tiene experiencia en este tema que pueda acompañar este aprendizaje recíproco? Escuchémonos!

Hablar a tiempo, Leandro Taub


jueves, 15 de junio de 2017

Incertidumbre, Jeff Foster


Fanny Libertun: Cuando alguien no nos quiere

Mientras que el planeta está habitado por miles de millones de personas, a veces nos derrumbamos sólo porque una o dos de ellas no nos quieren. Peleamos, nos enojamos, nos deprimimos, perdemos el tiempo pidiendo y penando el amor que nunca vendrá, sin darnos cuenta esas personas no son indispensables y que tal vez su único valor resida en que nos están refregando alguna vieja herida que quisimos olvidar.

Y si alguien nos dice “no me importa lo que digan los demás” y lo hace con demasiado énfasis, puede ser que están mostrando la pared emocional que erigió para bloquear el dolor del rechazo. Somos animales sociales y sentir amor, afecto y pertenencia es indispensable para la supervivencia, de hecho, la mayor forma de castigo es, y ha sido siempre, el aislamiento.

Tendemos a sentir vergüenza frente a estas heridas, por eso las ocultamos. El primer paso entonces será escuchar las propias emociones, para luego poder saber qué hacer: "¿Qué siento?... ¿Miedo en el pecho, traición en mi corazón, enojo en los dientes, humillación en la boca del estómago? …”El paso siguiente podría ser investigar las creencias que cargamos: ¿Tenemos la sensación de no ser suficientes, de no ser valiosos o quizás creemos que somos tontos, sucios, feos o indeseables?

Finalmente, podremos conocer y hasta amigarnos con las viejas heridas por medio de procesos que nos permitan ver cómo y a través de quiénes tomaron forma, qué cosas las disparan, qué lecciones nos enseñan, cómo nos inhiben y por lo tanto qué podría curarlas.

Las heridas son el grito del alma que enuncia el dolor nacido en la falta de contacto humano, al verlas podemos comenzar a sanar la unión con otros para luego liberarlas cuando ya no son necesarias.

Fanny Libertun
http://www.psicologiadelacompasion.org/
http://www.facebook.com/psicologiadelacompasion.org

Aburrimiento, Fanny Libertun


Les deseo un muy feliz aburrimiento

"Nunca me aburro; Aburrirse es un insulto a uno mismo”.
- Jules Renard

¿Definimos al tiempo como valioso cuando estamos divertidos, sólo cuando nos están sucediendo "cosas fuertes e interesantes", cuando contamos con la adrenalina suficiente para sentir que sólo así estamos vivos?

Tantas veces me sentí aburrida, pero hasta ahora no me había dado cuenta que el aburrimiento sólo puede surgir cuando todo está en calma. Tampoco noté tantas veces que la monotonía no es demasiado simple y despreciable sino que puede ser un tiempo de grandes descubrimientos tan sólo por el hecho de que no tenemos que salir corriendo a apagar ningún incendio.

Ahí a dónde nace el aburrimiento también ronda el silencio y por lo tanto el espacios en el que podría surgir lo creativo. Lo otro es ir por el mundo buscando estímulos previamente establecidos para distraernos de la ansiedad que nos provoca la quietud.

También somos un peligro cuando nos sentimos “mal aburridos” porque desde esa posición convertimos todo en drama y complicaciones. Incluso socialmente podemos ver que desde el aburrimiento nacen el consumo excesivo, las guerras y la muerte innecesaria.

Hacia nuestras profundidades existe el reino del alma, más grande que el cielo, más que el espacio mismo, más rico que cualquier acumulación de todas las fortunas que existen en el mundo entero. ¿Cómo aburrirnos si es que el infinito mora en nosotros? Debe ser entonces que las veces que nos sentimos aburridos sólo estamos sintiendo miedo de nosotros mismos.

Fanny Libertun
http://www.psicologiadelacompasion.org/
http://www.facebook.com/psicologiadelacompasion.org

El Buda de oro



La estatua del Buda de barro alcanzaba casi tres metros de altura. Durante generaciones había sido considerada sagrada por los habitantes del lugar. Un día, debido al crecimiento de la ciudad, decidieron trasladarla a un sitio más apropiado. Esta delicada tarea le fue encomendada a un reconocido monje, quien, después de planificar detenidamente, comenzó su misión. Fue tan mala su fortuna que, al mover la estatua, ésta se deslizó y cayó, agrietándose en varias partes.

Compungidos, el monje y su equipo decidieron pasar la noche meditando sobre las alternativas. Fueron unas horas largas, oscuras y lluviosas. El monje, en vez de desesperarse, se enfocó en encontrar una salida. De repente, al observar la escultura resquebrajada, cayó en cuenta que la luz de su vela se reflejaba a través de las grietas de la estatua. Pensó que eran las gotas de lluvia. Se acercó a la grieta y observó que detrás del barro había algo, pero no estaba seguro qué.

Lo consultó con sus colegas y decidió tomar un riesgo que parecía una locura: Pidió un martillo y comenzó a romper el barro, descubriendo que debajo se escondía un Buda de oro sólido de casi tres metros de altura. Durante siglos este hermoso tesoro había sido cubierto por el ordinario barro. Los historiadores hallaron pruebas que demostraban que, en una época, el pueblo iba a ser atacado por bandidos. Los pobladores, para proteger su tesoro, lo cubrieron con barro para que pareciera común y ordinario. El pueblo fue atacado y saqueado, pero el Buda fue ignorado por los bandidos. Después, los sobrevivientes pensaron que era mejor seguir ocultándolo detrás del barro. Con el tiempo, la gente comenzó a pensar que el Buda de Oro era una leyenda o un invento de los viejos.

Hasta que, finalmente, todos olvidaron el verdadero tesoro porque pensaron que algo tan hermoso no podía ser cierto.

Pero, nuestros tesoros son nuestra capacidad de dar, disfrutar, agradecer, reír; de perdonar, de soñar en grande, de pasar por encima de las pequeñeces y de valorar en uno mismo y en otros lo que verdaderamente es importante. Arriésgate a ver tu vida a través del barro y te darás cuenta de que eres un tesoro rodeado de riquezas.

Autor Desconocido

martes, 13 de junio de 2017

El manipulador emocional juega a desestabilizar


Khalil Gibran: Sobre el Dar

No dais sino poco cuando dais de vuestras posesiones.
Es cuando dais de vosotros mismos que realmente dais.
Porque qué son vuestras posesiones sino cosas que conserváis y defendéis por temor a necesitarlas mañana?
Y mañana qué puede traer el mañana al perro en demasía prudente que entierra huesos en la arena sin dejar huellas mientras sigue a los peregrinos hacia la ciudad sagrada?
Y qué es el temor de necesitar, sino la necesidad misma?
No es temer la sed cuando vuestra fuente está llena, la sed que es inexistente?
Hay quienes dan poco de lo mucho que tienen, y lo dan para reconocimiento y su oculto deseo hace sus dádivas insanas.
Y hay quienes tienen poco y lo dan todo.
Estos son lo que creen en la Vida y en la generosidad de la Vida, y su cofre nunca está vacío.
Hay quienes dan con alegría y esa alegría es su recompensa.
Y hay quienes dan con dolor y ese dolor es su bautismo.
Y hay quienes dan y no conocen la pena de dar ni buscan alegría ni dan con preocupación de virtud.
Dan como en el valle lejano el mirto exhala su fragancia, en el espacio.
A través de las manos de los que son como estos habla Dios, desde tras sus ojos, El sonríe sobre la tierra.
Es buenos dar cuando se os pide, pero es mejor dar cuando no se os pide, por compresión;
Y para el dadivoso, el buscar a aquel que pueda recibir, es gozo mayor que el dar.
Y hay algo que quisiera retener?
Todo lo que tenéis deberá ser dado algún día;
Por lo tanto dad ahora a fin que la época de dar sea vuestra y no de vuestros herederos,
A menudo decís: "Yo daría pero solo al que lo merece".
Los árboles de vuestro huerto no dicen así, ni los rebaños de vuestros campos.
Ellos dan para poder vivir porque retener es perecer.
Seguramente que aquel que es merecedor de recibir sus días y sus noches, es merecedor de todo lo demás de ti.
Y aquel que merece beber del océano de la vida merece llenar su copa en vuestra pequeña corriente.
Y quién sois vosotros para que los hombres deban abrir su pecho y develar su orgullo a fin de que podáis ver su valer desnudo y su orgullo no envilecido?
Ved primero que vosotros mismos merezcáis ser dadores y un instrumento del dar.
Porque en verdad es la vida la que da a la vida; mientras vosotros que os creéis dadores no sois sino testigos.
Y vosotros los que recibís, - y todos reciben- no asumáis el peso de la gratitud a menos que pongáis un yugo sobre vosotros mismos sobre aquel que da.
Mas bien elevaos junto con el dador sobre sus dones como sobre alas;
Porque preocuparos en demasía de vuestra deuda, es dudar de su generosidad que tiene a la tierra magnánima por madre, y por padre a Dios.
LA ORACIÓN ES LA RESPIRACIÓN DEL ALMA.Khalil Gibran

lunes, 12 de junio de 2017

Fernando Malkún: Tropezarse con la misma piedra...


Siempre adquieres certezas y sabiduría cuando te tropiezas dos veces con la misma piedra. A veces para obtenerlas necesitas varios tropezones, cada uno es mas fuerte y doloroso que el anterior porque el universo cuando repites un mismo error hace que sean cada vez mas intensos y sus repercusiones cada vez mayores. Así garantiza que si no te detienes a analizar que es lo que esta sucediendo porque no quieres asumir tu responsabilidad sobre tus creaciones, porque prefieres creerte víctima inocente, tarde que temprano llegaras a saturarte del sufrimiento que el error repetido y cada vez mas intenso, produce.

La saturación te "Despendeja", te forza a aceptar que No sabes como crear armonía, felicidad, abundancia, salud y buena compañía en tu vida. El intenso sufrimiento y la depresion que produce hace que tu Ego colapse, que tu falsa identidad se descomponga liberando tu mente de manera temporal y permitiendo que se abra a la información de sabiduría que puede iluminarla. En ese momento valoras la información que pueda llegar a tu vida, lo que hace que el Maestro ascendido que guía tu evolución genere las sincronicidades apropiadas para que te llegue un libro, un DVD, un taller, un viaje o que tengas una conversación con un amigo que te permita ver claramente el error que estuviste cometiendo repetidamente. Seguramente causado por una falsa creencia, una limitación mental, un apego, una adicción o una conducta auto destructiva o una ignorancia.

Al observarlo como testigo imparcial logras trascenderlo y obtener la comprensión que su opuesto -la realidad esta armada por parejas de opuestos complementarios- tiene para ti. Así encuentras una certeza sobre el amor o sobre como funciona la realidad, una de las comprensiones que vienes a llevarte en esta encarnación. Sabiduría que le entregaras en los procesos que experimentarás después de tu muerte, a tu espíritu inmortal.

Es por esto y para esto que el universo es una escuela de contrastes, que lo falso siempre conduce a lo verdadero, que el juicio siempre conduce a la neutralidad y al respeto, que el orgullo siempre conduce a la humildad. En ese momento es cuando comprendes que todo lo que sucede en la vida siempre es perfecto y que el universo entero se sincroniza para ayudarte cuando mas lo necesitas. Comprendes que lo "inaceptable", la pobreza, la guerra, la enfermedad es creada por la ignorancia temporal del hombre, en su proceso evolutivo para encender la luz del amor en su corazón. Cuando la tengas encendida jamás habrá oscuridad en tu interior y tu vida por correspondencia estará llena de armonía y de abundancia...
Fernando Malkún

Virginia Gawel: El amor chiquitito y el otro amor


“El mejor Amor es el Amor sin objeto.” Así lo decía Rumi, el poeta persa, hacia el 1200. Un verso revelador. El Amor no como un sentimiento, no como una emoción, no como un tipo de vínculo, sino algo previo: una “materia prima” que es, en nosotros… (y quizás “fuera” de nosotros, constituyendo la Creación misma). Cuando amamos a nuestra pareja, nuestro hijo, nuestro perro, nuestro terruño… es esa “materia prima” la que inviste al “objeto de Amor”, y se nos vuelve más claro que amamos “a algo”. Sin embargo, si en un ratito cerraras los ojos, respiraras serenamente y prestaras atención a tu pecho, es posible que pudieras percibir que allí “anida” esa materia prima. Ya no volcada hacia nada ni nadie, sino como si tu pecho fuera su sede humana… Lo has sentido? Percibirlo puede ser una experiencia muy movilizante…

Amar a lo inmediato (nuestros vínculos cotidianos, por ejemplo) es un arte muy difícil de ejercer. En algún momento del día necesitamos hacer contacto con esa “materia prima” del Amor sin objeto: sentir que vive en nosotros, y que la irradiamos hacia quienes nos rodean. Éste puede ser un ejercicio concreto para practicar cotidianamente. Pero hay más: solemos limitar el ejercicio del amor a lo inmediato (como decía antes: nuestra pareja, nuestro hijo, nuestro perro, nuestro terruño…). Mas, para convertirnos en personas enteras y ejercer los mejores valores a pleno, necesitamos darle espacio a un amor más grande. Hoy en día, sobre todo, es un tiempo en que ese amor más grande hace falta como el agua…

Amar más allá de “nuestros” seres queridos; ver de verdad a quienes cruzan las calles, a los animales sufrientes, a los mayores, a los pequeñitos, a la Naturaleza… Amar más allá de las fronteras de nuestro barrio, nuestra provincia, nuestro país… Si dedicamos un momento del día a percibir que estamos interconectados es posible que sintamos la necesidad de permitirnos el amor a la Humanidad y, en el otro extremo, el amor a nosotros mismos. (Curiosamente mucha gente dice amar a la Humanidad… pero se trata a sí misma con desprecio y permanente autodescalificación.) Todos estamos animados por la Vida misma.

Ése es el amor “grande”: el que excede lo condicionado (fronteras, razas, creencias, prejuicios de toda índole) y el que uno puede permitirse irradiarse a sí mismo, porque si uno se autorrechaza… no será capaz de ejercer por entero el amor, en ningún área. Enseñarnos a nosotros mismos a practicar esos dos extremos del amor, recordándolo así, en silencio, en la quietud más honda, cada día… como si se lo quisiéramos enseñar a todos los niños del mundo para que las generaciones venideras sean más diestras en el amor de lo que han sido las pasadas, y aun la nuestra.

Cuando termines de leer este poema del gran músico español Pablo Casals, que hoy quiero compartirte, te invito a que te quedes en silencio y quietud, percibiendo tu capacidad de sentirte “una hoja en el árbol de la Humanidad”. Amar tu tiempo, amar a quienes no conocés ni conocerás, amar a los que vendrán. Amarte… Qué se siente? Ése es el contacto con “el Amor sin objeto”. Que esa experiencia te acompañe, siempre!

SOMOS LA HUMANIDAD

Cada segundo que vivimos es como un nuevo
y único momento del Universo,
un momento que nunca fue antes,
y nunca será otra vez.

¿Y qué enseñamos a nuestros chicos en la escuela?
Que 2+2=4 y que París es la capital de Francia.
¿Cuándo vamos a enseñarles también lo que ellos son?

Tú eres único.
Tú eres una maravilla.
En todo el mundo no existe otro chico exactamente como tú.
En los millones de años que han pasado
no ha habido otro chico exactamente como tú.
Y mira tu cuerpo, qué maravilla que es.
Tú puedes llegar a ser un Shakespeare,
un Michelangelo, un Beethoven,
tú tienes capacidad para cualquier cosa.

Sí, tú eres una maravilla.
Y cuando crezcas,
¿podrás dañar a otro que es como tú...
una maravilla?

Tú debes alentar a otros.

Tú debes trabajar,
todos nosotros debemos trabajar
para hacer un mundo valioso para los chicos.
El amor a nuestro país es una cosa natural,
pero ¿por qué ese amor debe terminar en la frontera?

Nosotros somos todos hojas de un árbol
y ese árbol es la Humanidad.

© Virginia Gawel
www.centrotranspersonal.com.ar