Melody Beattie: Combatamos la vergüenza


La vergüenza puede refrenarnos, oprimirnos y mantenernos mirándonos
los pies. Más allá de la codependencia.
Cuidado con la vergüenza.
Muchos sistemas y mucha gente destilan vergüenza. Son controlados por
la vergüenza y pueden querer que nosotros les hagamos el juego.
Pueden tener la esperanza de engancharnos y controlarnos por medio de
la vergüenza.
No tenemos por qué caer en su vergüenza. En vez de ello, tomaremos los
sentimientos agradables: autoaceptación, amor y solicitud.
Las conductas compulsivas, las conductas sexualmente adictivas, el
comer en exceso, el abuso de sustancias químicas y la conducta
adictiva de apostar son conductas basadas en la vergüenza. Si
participamos en ellas, nos sentiremos avergonzados. Es inevitable.
Necesitamos vigilar las conductas adictivas y otras conductas
compulsivas porque nos sumergen en la vergüenza.
Nuestro pasado, y el lavado de cerebro que podemos haber sufrido y que
nos impuso esa "vergüenza original", pueden tratar de avergonzarnos.
Esto puede suceder cuando estemos completamente solos, al ir caminado
por el supermercado o cuando estemos viviendo nuestra vida
calladamente. No pienses...No sientas...No cambies ni crezcas... No
estés vivo.. No vivas la vida.. ¡Avergüénzate!.
Acaba ya con la vergüenza. Atácala. Declárale la guerra.
Aprende a reconocerla y a evitarla como a una plaga.
Hoy rehusaré deliberadamente quedar atrapado en la vergüenza que va
flotando por el mundo. Si no puedo resistirla, la sentiré, la aceptaré
y luego la desecharé tan pronto como sea posible. Dios mío, ayúdame a
saber que esta bien que me ame a mí mismo y ayúdame a rehusar
someterme a la vergüenza. Si me salgo de mi curso, ayúdame a aprender
a cambiar la vergüenza por sentimientos de culpa, a corregir la
conducta y a seguir adelante con mi vida en un estado inmediato de
amor propio.
Melody Beattie---Lenguaje del Adios---Reflexiones Diarias

Comentarios

Entradas populares de este blog

DECRETO PARA PEDIR ,Conny Méndez